Archivo de etiqueta: Marcos Valencia

…entonces somos felices

de

“El éxito es un consuelo de las inseguridades que buscan permanecer en la mente del otro para no sentirse solos.”

Por qué “sí” existe el infierno

de

¿Existe o no existe el infierno…?

Soñemos que me quieres y te quiero…

de

“…en esa esquina te tomé de la cintura y, sin música, sin ritmo, empezamos a bailar.”

Una noche de algún día

de

“Nunca busqué tu nombre,
nunca quise estar contigo.
Si han pasado tantos años
¿A qué el que seamos amigos?”

La traición del manzano

de

“Algunos llegaron a pensar que no era un manzano, sino que era un árbol que daba unos frutos muy similares a la manzana…”

Para Teresa

de

Ella que merecía la gloria, quedó sepultada bajo el nombre de otra mujer.

Como si las tinieblas fuesen un recuerdo

de

“No, no sos la mujer más linda del mundo. Al menos para mí no lo sos.”

El malo de nuestro tiempo

de

¿Cómo es el malo creíble de nuestra literatura contemporánea?
CONTIENE SPOILERS.

El Testigo

de

A veces la vida nos pone en un lugar privilegiado, y somos los selectos testigos de la historia.

El verdadero paraíso moderno

de

¿Qué hay detrás de la oferta indiscriminada del sexo como objeto complaciente en esta sociedad seca de motivaciones?

El caballo

de

Un accidente que pudo ser tragedia… un caballo al costado de la ruta, una duda de demanda de por medio y el llamado del propietario.

Tedio

de

Un hombre camina aburrido durante una noche común… hasta que algo sucede a su alrededor.

Aquellas pupilas

de

Su risa se abría como las alas de un cóndor y su mirada celeste parecía desaparecer en sus pupilas inmensas.

Algo en qué creer

de

¿Necesitamos más cosas en qué creer?

Un premio porque sí

de

¿Bob Dylan es el más importante poeta del 2016…?

Miel y Bencina

de

“…Lloré al no saber decir
que me moría de miedo,
porque a la mañana siguiente
quería estar ahí…, de nuevo….”

…y Dios hizo a la mujer

de

“…y Dios hizo a la mujer,
y con la mujer nació el día.
Y con ella hizo la luz,
y con la luz la alegría…”

Que no diga

de

“…Y juega, y que roza
sus dedos mi pelo,
y siento que vuelo.
Y siento que goza…”

Soberbia caída

de

“Era tan solo observarte,
mirar tus manos moverse,
Verlas bailar y atreverse
en mi cuerpo demolido.
Como aquel árbol caído…”

Sólo prometo…

de

“Si en tus sueños mi recuerdo te trae a mí con premura, entonces serás todo lo que quiero en ese momento…”