El caso de los columpios que se mueven solos

de

Sugestión, teoría del caos o la joda preferida de los fantasmas…

Los monstruos

de

Omar Ochi nos deja otra de sus espectaculares poesías.

Of Monster and Man (El caso de los Monstruos)

de

Estados Unidos: Dos oficiales de policía tienen que visitar a a un nombre de raíces latinas, la oficial Taylor es ruda, el oficial Marcos domina el español…

MEMORIAS DE TIRAMISÚ II

de

La colombiana y la indigestión de un libro

El cáncer y el sida

de

En 2015 se desdoblaron las elecciones, en uno de los debates en la zona guerra de Facebook, se decía que los argentinos teníamos que elegir entre el Cáncer y el Sida. Análisis y conclusión de estos funestos vaticinios.

Otro abrazo

de

“…y me abrazaste, y te abracé fuerte…”

El hombre inconstante

de

Omar Ochi se le anima al “fluir de la conciencia” en un impecable cuento.

¿Querés mirarme?

de

Un escenario triste que se repite a diario… el impacto de los celulares en los momentos cotidianos, esos en los que nos mirábamos a los ojos y nos decíamos las cosas con la voz.

LA PEOR DE TODAS

de

Esta nota es ejercicio del derecho a réplica por la nota “La basura de ser hombre”, de Marcos Valencia, en esta misma página.

El caso del circo

de

…la denuncia acusaba a la mujer barbuda de ser un hombre, y el denunciante no era otro que su ex novia de la primaria…

No echemos culpas

de

Aquel que tiene la culpa.

La basura de ser hombre

de

Cómodos, hipócritas, egoístas.

Algunos Perros No Ladran – Capítulo Seis: La Tregua

de

Llega el final de la impresionante historia de Peter Cubillos.

Novela bajo la luna llena

de

“El alma llama al alma, y en ese juego tibio y sereno de labios húmedos bajo el cielo, aparece la exacta conexión química, la alquimia secreta…”

El secreto es no quedarse quieto

de

Sebas Valverde se corre del realismo sucio y nos deja una nota sobre las caídas de la vida.

Algunos Perros No Ladran – Capitulo Cinco: Una cuestión estadística

de

Las probabilidades de seguir juntos, de conocer a otra persona, los juegos de los bares y la noche.

¿Qué hizo Wally?

de

¿Quién no se ha divertido con algún libro de “donde está Wally”? Pues bien, en un análisis más profundo he llegado a una encrucijada que intento aclarar.

LA CARTERA DE AMELIE

de

Amelie, tenía una fé ciega en el amor. Creía muy fervientemente que era la solución a todo. Amelie había encontrado el suyo en alguien más, dedicó su fe a esa persona que ella había convertido en un ser superior.

PUERTAS ABIERTAS

de

Algunas noches se permiten las licencias de recuerdos, sobre todo cuando hay silencio y melancolía en el jardín.

Algunos perros no ladran – Capítulo Cuatro: El juego del miedo

de

Los dejamos con el capítulo 4 de la apasionante historia de Peter Cubillos