Crítica de la razón burocrática

de

Acudiendo a un torpe pragmatismo, se reduce la enseñanza del pensamiento filosófico en los colegios secundarios.

Las batallas anacrónicas

de

Hay luchas ideológicas que sucedieron en el pasado, mucha gente dio la vida por ellas, no hay que olvidar, pero tampoco hay que seguir batallando por algo que caduco y vencido.

Sangre en el piso

de

El cuerpo nos pide sangre

La medida del hombre

de

Borrachos, caídos sobre la polvorienta cama de un hotel de mala muerte…

Barajar y dar de nuevo

de

Los espíritus del pasado muchas veces gobiernan sobre las ideologías que se resisten a evolucionar.

La receta del bueno de don Serapio

de

¿Por qué en Maestro Forcchino los caminos no son de tierra…?

El encargo

de

Un día cualquiera un laburante se encuentra con una situación violenta, en el medio hay un encargo, una posibilidad de redireccionar su vida para siempre.

Cognac y Teoría del Caos

de

Guerra, gulags y política unidos una entrañable bebida

París

de

A veces soñar es mirar lo que otros concretan. Y no está tan bueno.

Si algo ha cambiado, eso es nosotros

de

Rock nacional: de la rebelión poética al aplauso autocomplaciente

Si existe la justicia en el mundo

de

Pacquiao VS Mayweather

En el séptimo día el hombre creo a dios

de

Quizás Dios está entre nosotros, pero no es lo que teníamos pensado.

Las dos veces que fui víctima de una estafa

de

Todos podemos ser víctimas de una estafa. Su mayoría son crímenes menores, pero algunas, debido a su cinismo, reclaman venganza…

La Carta

de

Hay herencias pesadas, mandatos inexplicables, y muchas decisiones ajenas detrás de un resultado. Pero a veces luchar contra ello es parte de la misión para que el legado se preserve.

La seguridad es cosa de fachos

de

Hasta Berni, el Daredevil vidente del cristinismo, reconoció que “las cuestiones de seguridad son palpables y objetivas”. Sin embargo, este capítulo del Gran Relato persiste.

Filosofía II

de

Hay cosas que le ganan a nuestro control. Hay cosas que no se dejan dominar tan fácilmente. Hay cosas inesperadas que se imponen a la proyección de lo que debemos ser.

Tucuma, el vagabundo eterno

de

En pleno centro de la ciudad hay un vagabundo herrante al que todos conocen hace años. Según él, es inmortal y tiene más de 470 años.

Un cigarrillo…

de

En el caribe de los años ’60 Tito Rodriguez derretía las resistencias femeninas con una canción un tanto particular.

La otra verdad

de

Esta es la historia que todos conocemos sobre él… pero contada desde otro punto de vista. Completamente distinto.

El escenario menos pensado  

de

Hay amores que se consuman de maneras diferentes.