La fiesta gris y sosa en la que todos somos iguales

En el pequeño pueblo frances de Morsang-sur-Orge desde el medioevo se celebraba una vez al año la fiesta de “Lancer de nain”, lanzamiento de enanos, en el cual los hombres competían en una prueba de fuerza viendo quien tiraba más lejos una persona con enanismo, alias enano. En 1995 el gobierno de Aix-en-Provence declaró la competencia como discriminatoria y contraria al orden público prohibiendola, las protestas comenzaron inmediatamente ¿Quiénes eran los líderes de la protesta? Los enanos! Porque ellos no iban obligados al Lancer du nain sino voluntariamente y con alegría, esa festividad no solo era el día de los hombres forzudos sino también SU dia y ellos sentían orgullo de participar. Presentaron una demanda aduciendo que la prohibición no solo coartaba la libertad sino que era discriminatoria con ellos y el caso llegó a la suprema corte francesa, la cual dijo que el gobierno no se había excedido en la prohibición, pero por el lado del orden público. El gobierno y su necesidad de subirse al tren de lo políticamente correcto e igualar a todos a la fuerza arruinó lo mejor de la fiesta, CELEBRAR EL SER DINSTINTO!

enano

Lancer de nain también era su fiesta

Bajo la misma lógica es que me parece un perno esto de las postulantes trans a la fiesta de la vendimia, no porque no puedan, para mi están en su derecho, sino porque lo veo forzado al pedo. Poco me interesa que hayan gays o trans en la fiesta nacional de la vendimia, por mi las trans tienen la libertad de presentarse, así como los jurados tienen la libertad de no votarlas sino va con los estándares de belleza concebidos por el jurado, si total poco importa, todos sabemos que la votación es una medida de poder político entre los distintos municipios y banderas partidarias. A mi lo que me preocupa es otra cosa, en un intento de subirse a la moda post Miss España se forzó una situación que me parece que va a arruinar una de las mejores fiestas que tiene Mendoza: La Vendimia Gay (ahora bajo el nombre de Vendimia para Todos).

Creo que era el año 99, allí estaba Barbie, una famosa trans del under porteño que rondaba el centenar de kilos y con la actitud de una topadora, agarra el mirofono y ve al publico…todos la celebraban…ella sigue callada y mira atenta… “que linda gente hay hoy en día, me calienta tanto que hasta me cogería una minita”….el publico en Bandera de los Andes estalló en carcajadas…y comenzó la fiesta. La Fiesta de la Vendimia Gay en sus orígenes a mediados de los 90s en la ultra under La Redención eran fiestas divertidísimas en las cuales los heterosexuales estábamos invitados a asistir como parte de la diversidad, pero no era nuestra fiesta, sino la de la comunidad gay. Era un espectáculo formidable, distinto y divertido que festejaba la variedad, pero además era un himno a lo políticamente incorrecto, los discursos eran borders, graciosos, guarangos, los drag y reinas trans maravillaban en fabuosas performances con SU dia. Empezaba a medianoche con una serie de espectáculos, luego venía la votación y seguía con una fiesta que explotaba, todos bailando Erasure, Pet Shop Boys y Queen a todo ritmo hasta que salga el sol. Era netamente una fantástica fiesta de la comunidad gay en cual nos abrían las puertas de forma magnánima a los heterosexuales. Yo fui varias veces, como era una fiesta que se dignaba, el levante era altísimo, por lo que el código hetero era ir con tu novia o bancarte algún piropo, todo en el marco del respeto absoluto, pero el respeto no forzado sino el real, el respeto entre individuos, el “máximo acoso” que sufrí fue que se acercó una chica a decirme que mi novia era hermosa a lo que respondí con un “gracias, si lo es”.

La imagen puede contener: 2 personas

Barbie en su máximo esplendor

Era todo border, todo histriónico, todo divertido, todo políticamente incorrecto, cosa que JAMAS VEREMOS EN LA FIESTA OFICIAL. Al igualarnos colectivistamente de arriba para abajo de forma forzada desaparece la diversidad y eso es una mierda, porque el celebrar el ser distinto, con orgullo y con valentía es la base una sociedad sana.

Además esto es el claro caso de ESTADO versus el PRIVADO en todos los aspectos, la fiesta nacional de la vendimia es deficitaria, se repite a sí misma año a año y poco nuevo tiene para ofrecer, en cambio la Fiesta Nacional de la Vendimia Gay y posterior Vendimia para Todos es privada, genera capital, trabajo genuino, no te sacan un peso de los impuestos y es uno de los eventos de la comunidad gay más respetados del planeta, ubicado entre los más importantes en la agenda internacional. Por lo que no solo es un error hacer la fiesta nacional oficial un fantoche políticamente correcto sino que es terriblemente injusto que compita con toda su maquinaria estatal y fondos que representan la mitad del presupuesto de cultura contra uno de los eventos privados más copados que ha generado esta provincia.

Todo el fantasma sobre la “ideología de género” que teme el conservadurismo poco me interesa ya que mi filosofía de vida es el liberalismo que se basa en la libertad absoluta del individuo, cada persona es dueña de su cuerpo, la piel es el limite absoluto, el territorio de las ideas y de los intercambios voluntarios le pertenece a las personas, incluida su sexualidad. Los individuos son los únicos con capacidad de ser distintos, siento repulsión por la masa, lo homogéneo, lo gris, creo que lo “raro” o distinto debe ser respetado y hasta celebrado pero no homogenizado, ya que sin divergencia todo pertenece a un statu quo gris y soso. No es posible el progreso en la homogenización de la sociedad.

La única igualdad que debe existir es la igualdad ante la ley