NaNoWriMo: NOVIEMBRE DE NOVELA

Nanowrimo 2018

No sé cuanta gente sabe de NaNoWriMo, o lo que sería igual: mes dedicado a la escritura de novela. Hasta el año pasado, yo no sabía nada y descubrí un mundo paralelo. Hay una comunidad internacional de escritores de todas las generaciones y en todos los idiomas que tienen en común dos pasiones: escribir y ser parte de este desafío.

Se trata de una maratón de escritura mediante una plataforma on line que va haciendo un conteo diario de palabras desde el 1 al 30 de noviembre de cada año y desde hace ya dieciocho. El reto es llegar a las 50.000 palabras (lo pongo en números porque es grande y en letras parece menor). Cincuenta mil palabras equivalen a unas ochenta o cien páginas, dependiendo el espaciado y la tipografía que cada uno utilice. No es un concurso, no hay ganadores. Sólo hay personas desafiándose a sí mismas, escribiendo historias, creando personajes. Luchando contra el desgano, el bloqueo, la prisa y las obligaciones de la vida cotidiana. Sería mejor decir: todos ganamos. Y no se trata de unos pocos locos sueltos. Somos cientos de miles en todo el mundo. Basta ingresar a la plataforma, loguearse y se abre un espacio fascinante.

En la Feria del Libro de Mendoza 2017, que se desarrolla entre setiembre y octubre, había un stand de una editorial que promocionaba un curso: “Escribe tu novela en un mes”. Me acerqué y pedí información. Me hablaron de un espacio de cursado semipresencial, en donde los participantes recibían herramientas que les permitirían escribir su historia sin demasiados problemas. El curso garantizaba que, al finalizar, uno tendría el primer borrador de su novela. Siendo una escritora ya avanzada en esto de buscar formas variadas para enriquecer el oficio, quise saber de qué herramientas se trataba puesto que no había encontrado, en años, ninguna que fuera tan prometedora. Me hablaron de varias plataformas, aplicaciones, organizadores en línea y muchas cosas más. No me dieron nombres concretos pero me aseguraron que valía la pena, obviamente previa inscripción con cierta suma de dinero y un costo posterior del curso que podía pagar con tarjeta de crédito en dos cuotas. No era demasiado dinero pero tampoco era una mera colaboración. Así que volví a mi casa y me decidí a buscar en la web esas herramientas que cumplieran la premisa: escribir una novela en un mes. Ahí apareció, primero en la lista, el NaNoWriMo (National Novel Writing Month). La página está en ingles pero traduce a cualquier idioma que uno elija. Entré, seguí las instrucciones y. mientras leía, esperaba que apareciera el momento en el que me informaran el costo. Sorpresa: es gratuito. Nadie pide dinero para participar. Quien quiera colaborar económicamente puede hacer donaciones, comprar merchandising, o generar auspicios, nada de lo cual es obligatorio ni excluyente para participar de lo único que nos interesa: el compromiso con la escritura.

Era 3 de octubre y me inscribí. Hay un correo electrónico NaNoWriMo, en donde se reciben a diario notificaciones sobre accesos a consejos de varios grandes de la escritura, entrevistas, archivos de todo tipo para resolver problemas. Hay monitores regionales que van viendo los avances y se comunican por esa vía para ofrecernos su ayuda si llevamos varios días sin escribir o estamos con pocas palabras en el contador on line. No sólo eso, hay foros regionales en donde se plantean conversaciones muy interesantes sobre los temas que nos preocupan en materia literaria. El común denominador es superar obstáculos para llegar a las cincuenta mil palabras en treinta días.  Hay paradas previas y la plataforma va otorgando insignias cuando se llega a las cinco mil y luego a las veinticinco mil. Ya hacia los últimos días de noviembre, aparece la “Noche de escritura peligrosa”. Eso merece párrafo aparte.

La noche de escritura peligrosa es un evento en el que los participantes encaran doce horas corridas de creación, desde las 20 hasta las 8 del día siguiente. La primera y oficial es la que arranca a las 20 horas de Los Ángeles, sede central. Pero con los años se desarrolló una en Zaragoza. Seguramente habrá más en otros sitios, menos promocionadas o con pocos participantes, pero las hay. Los que deciden organizarse y juntarse físicamente a pasar esa noche comparten tertulias de disfraces, narraciones, música, y muchísimo café entre espacio y espacio de escritura. De modo que esa noche, los escritores se vuelcan a llenar el espacio de millones de palabras. Es épico. Porque resulta que hacia finales de mes todos hemos interactuado bastante, conocemos varias historias en pleno apogeo de su gestación y sabemos que esa noche nos encaminamos hacia el final de ellas, hacia el momento en el que el contador de palabras finalmente nos felicite por el logro obtenido.

La región de Argentina tiene casi dos mil miembros. Parece mucho, pero resulta asombroso que Indonesia tenga casi cinco mil, la mitad de los miembros que tiene Filipinas, que es similar a los de Vancouver, Brasil y España. Aunque los veintisiete mil participantes en Londres son una maravilla, casi tantos como los hay en Los Ángeles. No hice números concretos porque la calculadora tiene sus limitaciones y, claramente los números no me apasionan, pero son muchísimos, de los lugares más recónditos del planeta, lugares que yo ni sabía que existían. Ahí estamos todos, con nuestras ideas para darle al mundo más literatura.

Los dos mil que nos encontramos dispersos por este enorme país, nos relacionamos a través de las redes sociales y aplicaciones de celular. Algunos que están cerca, suelen hacer encuentros de escritura. Toman un bar, una biblioteca, una librería en cualquier lugar, ponen el cartelito de NaNoWrimo y comparten su noviembre. Lloramos, nos entusiasmamos, nos abrazamos, hacemos amigos, nos corregimos, nos leemos. Cerca o lejos, vamos juntos en este camino. Y siempre se suman otros que, sorprendidos, encuentran un lugar para unirse a la locura.

De los desafíos NaNoWrimo han salido youtubers, booktubers, agentes editoriales, organizadores de concursos, líderes del mercado literario. Las plataformas de Wattpad y Amazon, por nombrar a las más conocidas, se han llenado de libros escritos en todos los idiomas por una nueva raza de escritores.

Muchos llegan a las cincuenta mil palabras y emprenden un año de edición para la publicación de su obra, esperando ansiosos el próximo noviembre para comenzar una nueva travesía. Los que no llegan, han avanzado muchísimo en el ritual de la escritura cotidiana, en su compromiso con las letras, en la fraternidad con otros seres apasionados y han descubierto un sitio que potencia sus cualidades y los anima a ir por más. Es hermoso ver como a partir del 25 de noviembre empiezan a aparecer en la plataforma las insignias de ganadores y las congratulaciones. Un halo de felicidad nos embarga a todos, porque somos parte de esos logros, hemos colaborado con los demás para darnos fuerzas, ánimos, consejos.

La magia ha llegado, entramos a otra dimensión. Este 1 de noviembre el mundo literario tiene un nuevo comienzo. Miles de historias están frente al terror más temido o el desafío más hermoso de un escritor: la página en blanco. A partir de ahí, todo es arte en su máxima expresión creativa para domar a la bestia. Y el 30, habrá nuevos proyectos que durante el siguiente año llenarán los concursos literarios, las editoriales, los blogs.

Sin duda entre nosotros, los NaNoWrimos, habrá nuevos Stephen King, J.L Rowling, George R. Martin. Quizás Netflix encuentre nuevas ideas para sus series o HBO descubra una nueva saga entre estas historias. Tal vez haya un nuevo movimiento latinoamericano de letras. Por qué no un futuro nobel de literatura que nos ha sido negado a los argentinos hasta hoy.

Por mi parte, tengo mi computadora abierta con el cursor titilando, una taza enorme de café, mi libreta de anotaciones y la historia lista para ser derramada en una vorágine de palabras: “Plateada mi sien”.

Todo es posible, el futuro es hoy. Noviembre arrancó y, con él, la promesa de un desafío lleno de fantasías. Estén atentos.Los escritores estamos trabajando para ustedes, sepan disculpar las molestias.

nuevo nanowrimo

Para mayor información:

www.nanowrimo.org

http://www.facebook.com/groups/NaNoArgentina/

http://www.twitter.com/NaNoWriMo