MECANISMO

Funciona porque somos fugitivos
de las horas programadas
y los horarios prometidos
compartiendo aquello ajeno
a todo lo conocido.

Funciona porque no está expuesto
a juicio.
Un escape consciente
de los espacios en los que somos fuertes.
La prueba que nos da la carne
de asumirnos vulnerables.

Funciona porque abrimos
el alma entera
con ventanas, sótanos y puertas
para entrar a la cama sin armas ni banderas.
Es verdad completa y somos celosos
de corromperla.

Funciona a tiempo y sin nombres
ni obligación de ninguna letra
no hay funciones asignadas ni estrategias.
Nos reímos de las formas con un brindis de vino
que dibuja en pentagrama la música
de esta novela,
historia, poema, canción, esquela.
Telegrama encriptado de señas.
Sonido que rasga el silencio
de madrugada
alterando el ritmo de las noches
por culpa, emoción o miedo.

Funciona porque no queremos
ser descubiertos, no.
El secreto es el misterio como es
sagrado en lo profano
milagro de alma y barro
delirio extraordinario y sueño.

Funciona por todo eso y además
porque rompimos las cadenas
desandamos la miseria en la tragedia
huyendo clandestinos de la caverna.
Elegimos ser blancos certeros
de los arquitectos de lo efímero.