Mientras puedas respirar…

Una de las frases más recurrentes del protagonista de la película ”El renacido” es: ”Lucha… Mientras puedas respirar, lucha’’. Si interpretamos tal idea como un susurro de combate, una agonía musical o un sufrimiento alentador (”Lucha, mientras puedas respirar, lucha…”), veremos una esperanza que se enciende como una antorcha en medio de la soledad más oscura y alcanzaremos a divisar las puertas, los portones, los montes que se abren en la batalla de cada ser humano. Entonces el silencio sonará más fuerte: mientras puedas respirar, lucha contra esa tristeza que tiene forma de lluvia inesperada, contra las voces enemigas que te dicen ”no llegarás”, ”los pájaros no existen”, ”no naciste para eso”, ”renuncia a esa meta imposible de alcanzar”; no te dejes empapar por la saliva y la burla de quienes se refugian en la envidia y la impotencia; no le temas al tamaño de un desafío ni a los dientes ilusorios de la tormenta que truena, pero no muerde; levántate de esa cama o de aquel pozo aunque sientas que un nuevo día ha comenzado y has vuelto a despertar en el desierto; escribe tu mejor océano por más que la vida se arrastre en la arena; camina, corre y vuela con los brazos si te faltan las piernas; arpegia una guitarra con los dedos de los pies si tu música perdió las manos; ciego o sordo, mira el sonido del amor y escucha la imagen de la paz; herido o abandonado, acepta el vuelo de las alas que nunca te pertenecieron y no le guardes rencor a ninguna espalda; lucha, lucha por tus sueños aunque te cierren una muralla en la nariz, improvisen trampas en tu carrera o vayas perdiendo por goleada el partido que todavía no empieza. Mientras puedas respirar, vive: si algo de aliento queda en ese cuerpo que está sentado, cabizbajo, en una habitación atardecida mientras las lágrimas siguen cayendo en un declive que precede al abismo, ¡estás vivo! Levanta la cabeza: Dios tiene un plan perfecto, alguien navega en el viento de la noche y comienza a pescar estrellas, un padre recupera a su hijo en algún lugar del mundo; dos niños se escapan de su hogar, se sumergen en un bosque, atrapan luciérnagas y cuentan leyendas acerca de la bruja del castillo de enfrente, quien en realidad no es una bruja, sino una mujer de dolores que durante años pensó que el sol no saldría de su vientre, pero ha ocurrido un milagro en la edad del ocaso y un niño está naciendo… Sí, justo ahí: en el parto del hogar. También nace en el nido de un ave que durmió entre las llamas de un árbol incendiado para proteger sus huevos. También aquí: frente a tus ojos, cara a caras con tu espejo; has vuelto a nacer y no lo sabes, has salvado un mundo al levantar del suelo el alma que le entregará el pan al hambriento que golpeará tu puerta y te pedirá tu mejor poesía. Luego saborearás un aura diferente, abrazarás al que sigue luchando y le dirás: ‘‘No te rindas… Mientras puedas respirar, no te rindas. Aún hay aire esta noche: todavía existe, en algún sitio real del mapa de los niños o en la palma de tu mano, la maravillosa luna que jamás imaginaste y, sin embargo, te necesita para volver a brillar…’’.