La basura de ser hombre

Malo 3

Hace poco leí una nota de una amiga que decía que la mujer tenía cinco días fértiles y que el hombre lo era todos los días, y que la responsabilidad gestional sigue recayendo sobre la mujer incluso si al hombre no le importasen su hijo ni su madre, entre otras cosas. Y remataba: ˝Cómodos, hipócritas y egoístas˝.

No importa lo que haga el hombre, al tener estas cualidades fisiológicas siempre será un cómodo, hipócrita y egoísta por opinar sobre la mujer sin tener sus cualidades físicas. Diferente es el caso de la mujer que sabe que el hombre es cómodo, hipócrita y egoísta aunque ella no tenga las cualidades físicas del hombre. Ella puede hablar sobre lo que sea: chicos maltratados aunque de chica no la hayan maltratado, hombres, aunque nunca lo hayan sido, ancianos abandonados aunque no sea anciana, animales torturados sin ser animal, pero el hombre no puede hablar sobre la mujer. De ninguna manera. Nada más cómodo, hipócrita y egoísta. La mujer puede decir que los hombres sí pueden llorar, y que los chicos no deben jugar a la guerra o a las espadas aunque nunca hayan sido chicos. Lo pueden hacer perfectamente. Además las mujeres saben que a los hombres todo nos resulta fácil aunque nunca hayan sido hombres. Tienen ese poder, ¡son mujeres!

De sobra tienen conocimiento de que a los hombres los hijos no nos importan en absoluto, que sólo nos importa coger y que a ninguno le gusta cuidarse. Lo saben. Saben que dentro del hombre hay un gen que impide cuidarse sexualmente. Lo saben todo. Y saben que a las 12 semanas de embarazo pasa algo extraordinario dentro de ellas, algo fascinante que conocen perfectamente, y es que en ese momento un extraño órgano interior, un conujnto de células recibe algo, imposible explicarlo pero ellas son mujeres, lo saben todo, y ese tumor que crece impiadoso de pronto empieza a tener vida, y lloran emocionadas. Tuvieron suerte, porque es azaroso. Aunque nunca pasó, es posible que ese tumor siga creciendo sin tomar vida y se transforme en un quiste o algo raro. Pero no, adquiere vida y lloran emocionadas por ser madres.

Hasta la semana 12 obviamente que el hombre es culpable de aquella malformación. Es el cómodo, hipócrita y egoísta que no se cuidó. Doblegó la voluntad de la inocente mujer probablemente con engaños o a la fuerza y, con toda su permanente fertilidad, provocó aquel trastorno en la mujer. Ellas saben de memoria, lo saben desde muy chiquitas, que las mujeres jamás querrían tener relaciones sin cuidarse. Qué podredumbre de seres… Lo peor es que a la semana 12 ellos no tienen esa magia en su interior, y cuando deberían ser padres felices y emocionados, todo lo contrario, desaparecen, huyen, se esconden. Lo tienen en su genoma. Cómodos, hipócritas, egoístas.

Alguno, tal vez sólo por torturarlas, quisiera tener opción a opinar si quisiéramos extirparnos ese quiste del cual es un cruel responsable. Como si tuviese derechos. Hasta la semana 12 es el responsable desquiciado de haberlas dejado en aquella situación, todavía hay que soportar que él opine sobre el tumor. El no es padre, a ver si lo entiende, no es padre hasta la semana 12, donde es evidente que ese día le cae toda la responsabilidad de amar hasta las entrañas a ese bebito que ayer era un quiste.

Intentando leer o escuchar las razones que tienen las personas que están a favor de legalizar el aborto tengo que pasar por alto un sin fin de insultos y ataques a los hombres que, además, no tienen ni la más mínima base de sustentabilidad. Mientras hay algunos que dicen lo que piensan civilizadamente, la mayoría vomitan estupideces lo mismo que los bebitos de cartón que reparten los que están en contra del aborto. La diferencia que encuentro entre ambos es que no hay una sola persona a favor del aborto que no nos trate a los hombres como basura.

Lamento muchísimo tener que decirles a todas ellas que a los hombres nos importan nuestros hijos, e incluso a muchísimos nos gustan los chicos. Lamento en lo profundo del corazón tener que decirles que nos preocupa un embarazo aunque no lo vivamos en carne propia, incluso si no es nuestro, y atendemos a una mujer embarazada con cualquier inconveniente. Me da mucha pena decirles que los hombres entendemos que somos padres antes que ellas, antes que la semana 12. Es rarísimo porque el hombre realmente carece de intuición, pero es así. Un misterio de la ciencia.

A todas aquellas mujeres, a favor o en contra del aborto, que entienden que el hombre es como ellas, un ser con virtudes y defectos, gracias. Gracias por su respeto. A las demás les deseo que resuelvan su problema con su sexualidad.