PUERTAS ABIERTAS

Las rosas de San Juan todavía florecen 

                                                        en abril

bajo las estrellas en luna llena

la sombra del limonero tiene borlas     

                                                      plateadas

el liquidámbar destella oro y caen

como esquirlas fugaces sus hojas

con la brisa de los trece grados en el jardín.

Las luces de Navidad todavía cuelgan

                                                       de la pérgola.

Los perros duermen y las gatas ronronean

acicalando sus orejas en el césped bañado                                                     

                                                                de luciérnagas.

Con los pies descalzos puedo sentir el latido       

                                                                 de la tierra

en la noche silencio y melancolía

bajo la manta

bajo la luna

bajo las estrellas

bajo el cielo

bajo el infinito azul que espera

sobrevolando de crepúsculo a crepúsculo

azul noche de grillos y rosa

de reinamora madrugadora.

Ojos cerrados, puertas abiertas.

El paraíso aguarda.

Cuando sube la marea cantan las sirenas

sobre las rocas

sobre la arena en la que juegan

caracoles y medusas fluorescentes

                                       se mezclan

con la espuma sobre la ola

bajo el torrente remolinos en zigzag

                                                       al infinito.

Antes de ser yo fui una ameba

                                           del Mar Muerto

y antes, una gema en el collar de Cleopatra

y luego de eso, mariposa de Amazonas.

Después de ser yo seré canción, seré poema.

Seguiré aquí, contigo

con los ojos cerrados y las puertas abiertas.

Seré sueño, seré aliento

destello dorado del liquidámbar en abril

luciérnaga de rocío sobre el césped

bajo la pérgola en la que cuelgan las luces

                                                             de Navidad

junto al limonero de borlas plateadas

                                                   en luna llena

abrazándote bajo la manta.

Cierra los ojos, las puertas están abiertas.

El paraíso aguarda.