@MECAIENUNPOZO

Por Rodrigo Villarreal Granata

ArrobaAriMetegolOkey, así todo junto y sin espacios, ocupa las redes sociales para expresar su pesimismo característico. A veces tan expresivo resulta ser, que uno termina conociéndolo mejor que a cualquier amigo de la infancia.

Supongo que el tipo de amistad que tenemos es fruto de la sinceridad. Para mí ya no es un extraño. Tenemos un pacto que resurge de a momentos y que cuidamos como un acto de autonomía ingenua, de intensidad dispar, de final imponente.

Mis días son bastante parecidos a los de él. Sólo que con roles distintos. Con circunstancias distintas. Quizás yo soy más sensible. Quizás él actúa con mayor justicia. Nos complementamos.

Con ArrobaAriMetegolOkey compartimos desde hace tiempo (más o menos cuatro meses) una dedicada amistad. Una amistad que nos hermana desde la tibieza, que nos comparte con un “retwit” sentencioso. Una amistad que nos reivindica desde siempre en la misma dirección. Por ese motivo nos “seguimos”.

 Yo lo quiero. No sé si como a un hermano. Quizás como algo bastante más cercano que eso.

ArrobaAriMetegolOkey es un apasionado de los ovnis. Junta flores secas que atesora como separadores de lectura. Me dijo que votó a Fernando Niembro en las P.A.S.O, aunque en 2005 vendía porros en el Parque Rivadavia. Uno cambia, repite seguido. Mínimo, dos veces por semana, ArrobaAriMetegolOkey  se instala en el cibercafé de calle Italia y Variante aunque ahora todos tengan banda ancha. Y se pasa jugando horas al CounterStrike. Me gusta matar gente por deporte, me dice un poco jodiendo y un poco en serio.

Nos divertimos en las tardes con muy poco. A veces él le dice a su novia que tiene entrenamiento de tenis para que nos deje chatear tranquilos, y guarda un tarrito con polvo de ladrillo en la mochila para manchar las zapatillas.

ArrobaAriMetegoOkey me contó, que hace un tiempo, lo llamó Susana Giménez por un premio millonario y que se olvidó de decir “Hola Susana” y le cortaron. Se amarga mucho cuando piensa en eso, incluso más que con su pasado como niño cantor en la lotería nacional. Todavía tenés buena voz, le dije una vez. No lo quiero tirar abajo. Aunque debo confesar que los mensajes de audio que manda son una porquería.

El don de ArrobaAriMetegolOkey es criticar y poner comentarios ingeniosos en los foros de los diarios. Sea por una muerte, por algo político, o por cualquier cosa que tenga que ver con la última eliminación de Gran Hermano. ArrobaAriMetegolOkey odia los caramelos de propolio y el algodón. Dice que es fanático de Paulo Cohelo, aunque es evidente que nunca terminó de leer un libro. Dice que está sin laburo. Dice que por eso tiene más tiempo. Dice que lo echaron del trabajo por robarse datos de clientes en un pendrive.

Para mí, la vida no es la que uno vive sino la que uno recuerda y cómo la recuerda mientras la cuenta. Por eso no me interesa saber si todas sus historias son ciertas.

Lo mío, en cambio, es bastante más triste…

Él por lo menos está vivo.