Héroes del capitalismo

Casi todos los jueves me freno a tomar un café en la Ruta40, muchas veces en el caso que cargue combustible en la YPF de dicha ruta y la R7 no acepto la oferta de café y medialunas que da la cadena de la petrolera de bandera mediante lindas promotoras, sino que cruzo la calle y voy a la gran cantidad de vendedores ambulantes de café que estacionan sobre la ruta para satisfacer las necesidades de sus clientes…voy compro un café…y charlo un rato con estos héroes del capitalismo.

Es sabido que uno de mis hobbies es la batalla cultural contra los palurdos que culpan de todo al capitalismo y ni siquiera saben definirlo. Si yo muestro la foto que pongo aquí en la que se ve la omnipresente petrolera y del otro lado de la calle los vendedores y les pido que me “señalen al capitalismo” la gilada frunciría el ceño y pondría su dedo acusador sobre la petrolera…pero no habría peor respuesta que esa. Una petrolera estatal no puede ser capitalismo por definición, los medios de producción en un sistema capitalista no pertencen al estado. Capitalismo son estas señoras y señores que han preparado café a la mañana temprano, que han cargado sus termos y sus carteles de venta, que han comprado temprano tortitas a su panadero y las han mantenido calientes, que han manejado y se han puesto a vender al lado del gigante, compitiendo contra el y también entre ellos pacíficamente, en armonía .

A Miriam muchos le dicen “señora”, cosa que me di cuenta que odia por lo que me tomé el trabajo de aprender su nombre, ella tiene todo tipo de termos con distintos niveles de azúcar o edulcorante ya preparados para atender más rápido y eficiente, Carla su vecina temporal prefiere ofrecerte sobres para que uno endulce o no su café. Hay tortitas raspadas, pinchadas, de hoja, con chicharrones, hay pasteles fritos, hay pan casero…todo…ahí…al lado del gigante…una variedad y diversidad por metro cuadrado que solo la puede dar el mercado y la transacción voluntaria entre personas.

Los detractores del capital siguen con sus cuentos de hadas como estandarte, la cuasi-religiosa “plusvalía”, concepto base de la lucha de clases, típico de una industria del siglo XIX que ni siquiera tenía bases firmes teóricas en su momento. La otra, el concepto que la economía es un juego de suma cero, o sea, que para que uno gane otro tiene que perder. Pero…Miriam se levanta temprano y compra las tortitas a su vecino panadero a $30 la docena, ella vende a $20 pesos cada una con un café, de la diferencias acumuladas de cada transacción ella vive y hasta cambio el auto…el panadero ganó al vender su tortita, el camionero ganó al comprarla más barato (y de mayor calidad) que si la comprara en la YPF, ella ganó al hacer la diferencia, y hasta el vendedor del autito que ella se compró ganó de esta sumatoria de transacciones. Esa generación de riqueza que mueve al sistema.

Como mi tortita mientras charlo con Miriam y pienso que no hay mejor ejemplo de capitalismo que ese intercambio al lado del gigante, ahora es una YPF, pero puede ser la Casa de Gobierno, un aeropuerto,…antes, en sus orígenes, era una ciudad amurallada. Las nuevas actividades económicas, iniciadas durante la Baja Edad Media, provocaron la diferenciación de un nuevo grupo social integrado por personas de diferentes grados de riqueza en el que se destacaron comerciantes y artesanos, llamados burgueses, porque no se establecieron en zonas rurales, sino en las antiguas ciudades feudales que se habían desarrollado a partir de una fortificación, y que eran conocidas como burgos.

A estas ciudades, se trasladaron pobladores de feudos, que conseguían así su libertad de hecho, porque ya nadie podía controlar su condición jurídica, es decir si eran libres o no. Allí, tenían mayores posibilidades de progresar que en el campo, porque sus condiciones de vida ya no dependían de su origen sino de la riqueza que pudieran generar a partir de su trabajo. Lo mismo sucedió con los artesanos, favorecidos por el aumento en la demanda de sus artículos con el resurgimiento comercial y la circulación monetaria.

Desde sus orígenes los héroes del capitalismo son los vendedores, los comerciantes y los artesanos.

Estamos viviendo en una era dorada del capitalismo, donde el acceso a los medios de producción es más sencillo que nunca en la historia, casi nadie que se encuentre fuera de la extrema pobreza puede acceder a ellos. La diversificación del mercado y las nuevas tecnologías han permitido que la tendencia de aglomeración del capital en pocas manos sea revertida mediante la transparencia del mercado y la capacidad de desintermediación que dan las redes. Recién hace dos décadas se empezó a vivir el “verdadero capitalismo” de oferta cuasi infinita y acceso transparente a la información, y desde ese momento la pobreza no para de bajar en el mundo, mes a mes millones salen de la pobreza gracias al mercado en África y Asia. Latinoamérica fuera de sus sueños socialistas adolescentes crece año a año gracias a su capacidad, ventajas competitivas y riqueza. Chile, Perú, Uruguay, Colombia…crecen a tasas asiáticas… el juego del mercado no es lo que les quieren hacer creer los chicos progres…no son señores de monóculos con sombreros y habanos…son aymaras vendiendo granos de forma directa al mercado de Chicago, son familias morenas poniendo multinacionales de bebidas en asia, son jóvenes importando equipos y vendiéndolos por internet compitiendo con las cadenas establecidas…

Yo siempre destaco el caso de Perú, los cholos peruanos, comerciantes milenarios, entienden mejor que nadie el capital, era solo cuestión de que el gobierno no se entrometa tanto en sus vidas para que surga el Cholo Power.

También podemos hablar de la amistad de chile con el mercado, ….”pero en chile hay mucha desigualdad”…piri in chili ay michi disiguildid…obvio palurdo…PRIMERO….lo que importa es el vector…es saber que el 50% de la población chilena vivía en la pobreza hace 30 años y hoy es el segundo país con menos pobreza en Latinoamerica. SEGUNDO y mas importante….el nuevo caballo de batalla del progresismo…la palabra desigualdad….bueno….LA DESIGUALDAD NO IMPORTA… es un PESIMO indicador… y la base del resentimiento. Una sociedad en la que son todos pobres es una sociedad con bajo grado de desigualdad…una sociedad sin pobres, todos clase media pero en la cual hay algunos muy ricos…es una sociedad desigual…¿pero que quiere el progresismo? Piensenlo bien…no hablan de pobreza…porque la generan a raudales…hablan de desigualdad…lo que quieren en el fondo es que todos sean iguales…no que no hayan pobres.

¿Todo esto por que lo hago?¿Por que “pierdo” tiempo y dinero en difundir ideas liberales?¿por que la fundación? Porque quiero una sociedad mejor para mis hijos, para mi gente, para toda la gente, porque la unica forma de lograrlo es con el progreso, y el progreso se logra haciendo entender a las generaciones mas jóvenes lo que verdaderamente es el liberalismo como filosofía y que es el capitalismo como sistema económico.

El capitalismo no son grandes bancos haciendo negociados con estados, no son las petroleras corporativistas, no son las trabas impuestas por países para ayudar a sus amigos…el capitalismo es otra cosa. Es la libertad de comerciar y negociar con tus pares sin la intervención de un señor feudal, de un estado o de un dios. Que además de eso el capitalismo liberal es libertad en su sentido más amplio, es igualdad de raza, de credo, de género, a la generación de capital no le importa si sos negro, blanco, hombre, mujer, heterosexual, gay, judío, católico, ateo, argentino, boliviano o apatria…

Hay también un debido mea culpa en los defensores del capitalismo, que lo muestran como exito, jets y wall street, cuando en realidad es algo muy sencillo, es defender el sistema en el cual los medios de produccion pertenecen a las personas, y de esa forma progresen.

Como dijo Gramsci la batalla es cultural…es la batalla por la mente de los jóvenes…y a pesar de que los adolescentes tengan cierta tendencia a tratar de lavantarse una chica con Silvio Rodriguez, que plusvalía suene sesudo y profundo para sus pares adolescentes o que las remeras del Che se vean lindas…los adolescentes y jóvenes por naturaleza son libres, por naturaleza son liberales…y mediante las redes hemos pasado a la delantera. El mundo de hoy gobernado sin gobierno por las redes y sus leyes anárquicas, la nación de internet es la nación que mas crece y más prospera en el mundo, la nación de internet es la sublimación de todos los conceptos liberales en su más pura presentación. Este mundo floreciente de hoy no se podría haber forjado sin los héroes del capitalismo, que no son los banqueros, sino los que compran tortitas temprano para venderlas más tarde con un plus y vivir de eso.

Cuando un pavo les diga “Este sistema capitalista no da para más, ya se va a terminar” solo diglanle “recién estamos comenzando”.