Poemario 5

P5 B

por Juan Cruz Ávila

Tu papá, Milena, tu papá sabe de números, estadísticas si queres. Sabe que si uno más uno dan dos y vos le sacás un uno todo va a andar mal. Pero nosotros no, Milena, nosotros sabemos que uno más uno no dan dos. El uno con el uno juegan y dan colores, no números. Tú papá ve caripales en las personas porque a veces de tanto caminar en este río que es la vida uno deja de mirar lo muy adentro o solo ve fantasmas. Milena, tu papa a veces se equivoca como nos equivocamos todos. Por ahí piensa que gerente es más fuerte que artista. O arquitecto que poeta, y no está mal, después de todo ambos construyen. A tu papá la  modernidad le aburre y ama lo barroco, a mí también me pasa. Tú papá, Milena. Tu papá es único. ¿Sabés por qué? Porque tu papá te hizo, te levantó y ayudo cuando nadie lo hacia. Te dio herramientas y en su negación de que todo es número te inventó a vos para que le demuestres una y otra vez que hay pintura y pinceles y plazas tomadas. Sin tu papá vos no estás y tampoco este amor enorme, amistoso y vivo que sentimos los que estamos con vos en este recorrido. Esa humana tan fuerte, sensible que se va  a otro lado cuando mira en modo arte. Enfrenta el silencio de los nadies y les da voz. Esa que es sensible a la locura y tan ordenada de sus vicios. Milena, esa Milena. Porque tu papá te ama. Con todo y sus miedos. Sus asados que deben ser los más lindos y ricos. Sus manías secretas de algún papá de él que lo amo tanto que a veces se equivocó como a mí me pasa y a mi papá también.
Porque, Milena, tu papá hace que el mundo tenga sentido. Cuando tu papá te mira, se mira a él también, entonces entiende que no todo esta perdido porque aunque se mienta y diga que todo es mentira en esa sinceridad que tienen los ojos tuyos, Milena, los ojos de su hija, él encuentra lo que nadie tiene, ese lugar que pocos conocen y él tiene el lujo de haber parido. Ese amor es arte, Milena, Arte de vida, y el arte, Milena, siempre también va a ser tu padre. Milena vos no estás condenada al éxito. No seas esclava. Vos estas benditamente liberada al éxito. Porque tu papá también lo está porque vos sos. Y sin vos milena mi mundo no es el mismo. Tu papá y yo, Milena, te queremos demasiado, aunque tu papá muchísimo más, y lo mío puede ser para toda la vida, o por ahí pasajero; somos artistas y todo se nos va de las manos. Pero escribo esto, Milena, para que entiendas que tu papá es amor y cuando hay amor no hay número que valga, y en lo hondo él lo sabe. Por eso me cae tan bien. Buena noche, Milena, que sueñes con lo que das que es amor y libertad.

 

¿Qué es The Ávila Project?