Poemario 3

P3 B

por Juan Cruz Ávila

Hace tiempo que él rememora lo lindo y lo feo. Aquel extraño y sus besos. Juguemos a que se llama Juan, a él Juan. Juan llego casi luciérnaga iluminando lo oscuro una tarde de febrero, calor y helados. Juan en los días buenos se siente birome despliega sus chorros de tinta y empapa a los distraídos a ver si sale algo lindo. Tiene días grises y tan picado (que feo esos días) Cuando sale color es todo gorrión y carisma. En su cuento de vida pasa los días caminando por las plazas liberadas, robando sonrisas a las caras fantasmas. Coje de sangre escupida y último libro del mundo. Solo a veces el amor salvara al mundo y carajo si lo cree hasta el hondo fondo de su todo. Cuando pasa (y sí que pasa) llora desconsolado por un amor de domingo perdido. Juan, juan bonito y limado de vino. Tengo el recuerdo de tu grito libertario y tus ojos enamorados. Que pito y cincel marcas a hierro fundido sobre las rocas tu destino.

Hay juegos en sucio que te encantan. Saltar de murciélago a un destino sin sentido.
Perderse en los bosques o llorar catarata y huracán por algo perdido, un frensi desmedido.
Que ganas de comerme un sanwich lleno de iniciativa y vos Juan. Y vos en la terraza porteña  sonriendo preguntándote: ¿Quién sos?

 

¿Qé es The Ávila Project?