Ve y pierde a tu perro

Fue hace un mes…estaba parado arriba de un montículo de basura para tratar de ver lo más lejos posible, me encuentro justo en el borde de la cicatriz que se forma en el límite entre lo urbano marginal y lo rural, esa línea donde reinan el abandono y la basura. A lo lejos entre jarillas llenas de bolsas enredadas a modo de hojas contranatura sale un perro, me entusiasmo por unos segundos, pongo mi mano sobre las cejas para no encandilarme con el sol que está desapareciendo tras la cordillera. Se me desinfla el alma al ver que no es Ringo… recuerdo que mi hija cuando se enoja gruñe…ese es el nivel de interconexión que tienen entre ellos…tengo que encontrarlo si o si.

P1020158

 

Mi perro, compañero de todo tipo de aventuras y parte de mi familia se ha perdido ya hace ocho horas, en esa eternidad de pocas horas cientos de carteles con su cara han sido pegados en todo tipo de negocio, verdulería y kiosko de la zona. Su cara se replica en internet con un crecimiento exponencial.

Sigo en el auto por Calle Lujan de Las Heras profundo, estoy seguro que la calidad del camino no tiene nada que envidiarle a una calle de un barrio urbano marginal de Mogadiscio, hay unos niños que juegan a entrar y salir de los huecos del alambre perimetral que divide su barrio extremadamente pobre con la nada misa, me bajo del auto y mostrándoles una foto del perro les pregunto si lo han visto. Me dicen “no señor” al unísono, luego les digo que lo estoy buscando muy preocupado, y si alguno de ellos me lo encuentra le daré una “recompensa”, y enfatizo “una recompensa grande”…un nena que no tiene más de diez años me mira con sus enormes y bellos ojos negros y me dice “no señor, no se preocupe, si lo encuentro no me tiene que dar nada, es su perro y usted está triste”…les agradecí…me di vuelta y disimuladamente me sequé una lágrima.…la imagen es ofensiva…todo es ofensivo…mi auto alemán con caja automática…la calle llena de pozos y basura…el abandono…los niños… mis prejuicios…

Me subo al auto y sigo dando vueltas, cada vez está más oscuro y de alguna forma empiezo a sentir la soledad y el miedo que debe tener mi perro…pregunto, muestro fotos, pego carteles…analizo todo…mi cabeza va a mil…empiezo a entender la subdivisión territorial y social de forma instintiva…los habitantes de cada barrio me recomiendan tener cuidado con el próximo barrio que se encuentra mas al norte, de esa manera los del Barrio Eva Perón me advierten sobre el Barrio La Riojita, y los de la Riojita me advierten sobre el Barrio Yapeyú….los del Barrio Yapeyú ya no me advierten de nada…vuelvo a la Riojita a uno de los últimos lugares donde lo habían visto al perro. Estaciono y bajo del auto. Miro el celular, 320 compartidos, mensajes de desconocidos con recomendaciones, llamo a Rodrigo…amigo del alma que apenas se enteró lo empezó a buscar por su lado…nada…nos hacemos un par de comentarios sobre la inconciencia que estamos haciendo..corto.

Se me acerca un flaco alto, tiene los pómulos marcados y angulosos, Lombrosio se haría un festín con su rostro. Al costado del ojo izquierdo tiene un tatuaje de una lágrima, recuerdo que horas antes le había preguntado si había visto al perro….instintivamente le pido fuego, saca un encendedor, entre sus dedos índices y pulgar tiene tres puntos…me mira a los ojos y me dice “amigo…se que son como un hijo, si yo pierdo al Toby yo me muero”…miro a su perro…es un caniche toy… “Si a mi me pierden el perro como esa gorda culiada que se lo perdió a usted, me pongo como loco…yo ya le hubiera prendido fuego la casa”… “pero vayase…no es hora…menos acá..menos con ese auto”…”si quiere mañana le ayudo”.

Nadie duerme en casa, mi esposa llora…mi hija pregunta…solo unos minutos de sueño entrecortado donde sueño que encuentro a Ringo…a las 6 am ya estoy preparando todo para salir nuevamente.
Recibo una llamada a las 8am de un desconocido, que lo han visto cerca de la finca de los Gonzalez Videla en Panquehua…dos horas dando vueltas por la zona…la parte de mi cerebro que no está 100% analizando como encontrar a Ringo se sorprende por la majestuosidad de la finca, de los hitos sanmartinianos y de los árboles centenarios que nadie sabe que están a 15 minutos del centro mendocino…todo desconocido…todo olvidado…unas personas me indican que lo han visto yendo al este…
Lucas, un joven de edad indefinida, con poncho y ojotas a pesar de los 2°C me acompaña entre fincas abandonadas gritando “¡Ringo!”… es muy cordial y me trata de “usted”….le agradezco la ayuda y sigo camino.

Me meto en un asentamiento…intento dejar un cartel de PERDIDO tras unas rejas…esquivo por centímetros un mordisco…al retroceder la mano tengo una pequeña epifanía temporal…pienso que ahí está la clave de todo…el porqué estoy buscando a mi perro…y el a mi…esa conexión de 30.000 años la tengo frente a mis ojos…esos perros que me sacan corriendo están defendiendo a su dueño…son su defensa…son su alarma…en la pobreza se ve la utilidad del perro y la conexión con su amo en su forma más primal…

Se me une Nicolas a la búsqueda, amigo de la facultad, loco, vago e inteligentísimo, me tira toda especie de teorías de como encontrarlo. Nos separamos…

Sigo pegando carteles y llamando a mi perro….cuando el surrealismo se hace presente…un linyera me observa…tiene los ojos perdidos…habla solo…luego me mira a los ojos y me dice “no lo va a encontrar”…..no le doy bola “no lo va a encontrar acá”…”¿a quien no voy a encontrar?”….”Al perro pelado”… está más abajo…por la Calle Moreno…

Horas en los que se nos va por minutos…a Nicolas se le escapa por centímetros…Plaza de las Heras…construcción del metrotranvía…pregunto por todos lados…muchos me responden “ahhh…el que sale en internet!”…las redes están haciendo su trabajo, lo mismo sigo “vieja escuela” pengando carteles que se me acaban en un par de horas… voy a mi casa a buscar más…me llama Priscila…no me conoce…pero vio la publicación que ya lleva más de 350 compartidos…casi lo había agarrado y se le escapó…me indica el nuevo punto de búsqueda…Walmart de Boulogne-sur-Mer. Busco…nada….sigo a mi casa…mi esposa tiene preparados cien carteles más…

Salgo nuevamente…recibo una nueva llamada de Priscila…no se había quedado tranquila y había salido nuevamente a buscarlo y lo había visto…le pido que no intente atraparlo…me da la dirección…llego…ahí está…muerto de miedo…lo llamo…si existe un sinónimo de emoción y alegría es lo que ese perro hizo a lo largo de unos minutos…besos…llanto…saltos…imposible pasarlo a algo tan básico como un texto…Priscila no me acepta la recompensa.

CAM01065

 

Mi familia…feliz…durmiendo todos juntos.

Ayer me junto con mi thinktank libertario…después de hacer nuestros cálculos económicos y conjeturas nos vamos a cenar….estamos hablando de como el mundo está cambiando, que aunque nos quieran hacer creer lo opuesto el mundo está mejor que nunca…que la tecnología, una naturaleza antifacista, antiestatista desde su origen, está permitiendo que la gente interaccione más, que comercialicen entre ellos, que compartan, …el sueño de la oferta y la demanda abosulta…de la solidaridad real..salimos y me prendo un cigarrillo….una chica se acerca y me dice “vos perdiste un perro…compartí tu posteo…me puse muy feliz cuando lo encontraste”…no la conozco…me ayudó…como me ayudaron cientos de personas que no me conocen…le agradezco de forma profunda, calmada y sincera…me doy vuelta y veo al resto del equipo y les digo “esta es la explicación de porqué el mundo está cambiando…la gente naturalmente es buena…la gente es solidaria…ahora tenemos las herramientas para poder serlo…sin un dios y sin un estado de intermediarios”

La gente es buena…déjenla ser….yo por mi lado voy a ver de que forma voy a ayudar a la gente de esa cicatriz marginal de las heras..sin intermediarios….