Fumando espero

smokers_0_thumb

por Gachy Ferrari

FUMANDO ESPERO…
ESE ES MI CASTIGO. MI FLAGELO.
RESPIRO EL HUMO, SIN PAUSA.
HUMO ENTRA, HUMO SALE.
HUMO QUEMA, HUMO MATA.

Creo que mi afán de fumar un cigarrillo tras otro tiene alguna relación con mis ansias de vos. El humo en el aire, el ritual de la mano a la boca, la inspiración profunda, la risa de nicotina, tienen tu sello. Tienen el sello de los días compartidos con el cigarrillo en la mano.

Es constante. Apago uno. Prendo otro. Como tu recuerdo, que viene a mi cabeza, me inunda el corazón, me rebalsa por los ojos y se va, hasta el próximo cigarrillo.

Y vislumbro, que en este afán de recordarte hay algo de castigo. Es como la infinita gota que golpea la frente hasta partirla. Así golpeo mi cuerpo, humo tras humo, hasta convertirlo también en otro humo.

El aire negro que castiga mis pulmones me susurra al oído. Me habla de los días felices que dejé escapar. De sonrisas que apagué con odio. Me dice de sueños que quedaron truncos, de fotos nuevas que parecen viejas.

Y como dice el tango que suena de fondo mientras escribo, fumando espero al hombre a quien yo quiero.