El Tesoro

Salí a fumar a la puerta del hotel donde pasaba mi última noche en Brasil. Después de que le niegan con la cabeza tres personas un linyera se acerca a mi, mi naturaleza lombrosiana no solo vio algo distinto en su cara, la cual dejaba ver una evidente insania mental, sino que esta vez focalicé en sus manos…particularmente lo que llevaba en ellas…un ejemplar de “El banquete” de Platón…Me miró y me pidió algo en un portugués muy cerrado, le expliqué que no hablaba portugués, pero que me hable lento.

Processed by: Helicon Filter;

Habló de forma muy pausada y educada, me pidió algo de dinero porque quería bañarse y las duchas las cobraban tres reales….le dí cinco…me lo agradeció, el billete fue doblado de a mitades de forma reiterada y prolija para quedar hecho un rectangulito de un par de centímetros que metió dentro de un bolso repleto de lo que probablemente eran sus únicas pertenencias. Luego me preguntó de donde era, le dije mi ciudad y mi país, ¿tendrá algo de allá que me pueda regalar?… “por supuesto” le respondí…y le di un billete de diez pesos en un extrañísimo buen estado. Lo agarró, lo estiró con sus manos y lo elevó por arriba de su cabeza para verlo bajo la luz de la calle…luego hizo esa sonrisa de alegría que solo pueden hacer los niños y los locos…lo bajó..lo puso sobre su pechó, cerró sus ojos y me dijo “gracias”… luego abrió los ojos como si hubiera tenido una epifanía, se agachó y saco de su bolso un rollo, que al abrirlo me di cuenta que eran un montón de banderitas, las puso sobre el piso, las examinó, y reordenó…me dijo “estas son las banderas del estado, desde la primera en la época de la colonia hasta ahora”, y me las explicó…luego me dijo “son suyas”….”no te las puedo aceptar”… “me las va a tener que aceptar, yo se las estoy regalando”… respondí “bueno…muchas gracias” con esa sonrisa apagada que hacemos las personas que hemos crecido y que estamos del lado de los “sanos mentales”… “adiós amigo”… curzó la calle para que otra persona le negara con la cabeza.

IMG_20160125_121231183
El precio de las banderas o del billete de diez pesos es bajo o nulo, pero ojala que para ese linyera el billete que le di tenga el enorme valor de las banderas que me dio.