¿Macri es de izquierda o de derecha?

 

 

Los términos “derecha e izquierda” como uso para definir una posición política, tiene su origen en una sesión del parlamento francés de finales del siglo dieciocho, conocida por todos porque ahí se debatió si se iba a mantener el sistema monárquico francés o si el país se iba a trasformar en una república democrática. En tal sesión, todos los que votaron a favor de sustituir al rey estaban sentados a la izquierda del parlamento, mientras que los demás, los que querías mantener el régimen del rey Luis XVI, estaban agrupados a la derecha.

A partir de entonces, los dos términos se volvieron cajas vacías en donde cada sociedad los rellena dependiendo la idiosincrasia de su propio pueblo . Por eso mismo, un izquierdista sueco no tiene la misma ideología que un izquierdista bolivariano, lo cual hace que no tenga mucho sentido comparar los partidos políticos de ambos países, error que cometen algunas personas.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de izquierda y de derecha en argentina?

En argentina, por lo menos luego de la década del treinta, la izquierda se relaciona directamente con el populismo y la derecha con el conservadurismo. Salvo casos excepcionales, siempre fueron ellos dos los que dividieron el pensamiento político de nuestra región. Ambas posturas no tienen mucha diferencia con la otra, lo cual explica el por qué nunca pudimos hacer cambios sustanciales en el país.

Entonces ¿Macri es de derecha o de izquierda?

Macri ha sido el primer político argentino en renegar de las clásicas definiciones ideológicas, afirmando en varias oportunidades que él no ve el mundo entre izquierda y derecha. Esta es una postura que ha predomina en algunos países desarrollados, definido académicamente como “pragmatismo”, según el cual la política no tiene que estar subordinada por una estructura de pensamiento pre-armada, sino, por el contrario, hay que enfocarse en resolver los problemas de la forma más práctica posible. Esto puede sonar una obviedad para muchos, pero para muchos otros esto es una novedad.

A título personal, no sé si Macri puede ser catalogado como representante del pragmatismo, pero por lo menos es refrescante escuchar hablar a alguien fuera de los patrones establecidos. Dios dirá si cumple con su palabra.