Guadalupe

por lic. Pablo Fuentes.

Los mendocinos somos bichos raros, días atrás nos indignábamos porque un hombre le prendió fuego a un perro. Explotaron las redes sociales por la injusticia, se realizaron movilizaciones, escraches, se agolparon varias ONG de protección animal en la puerta de la casa del asesino.

Rápidamente ya habían abogados querellantes, fiscales y jueces dispuestos a trabajar en las acciones pertinentes al caso y por supuesto todas las cámaras de televisión, radios y diarios provinciales.

image55e3b9c5c14490.34876223Es increíble la ternura que nos despiertan los animales, lo solidarios que nos convertimos y las cosas que hacemos por cualquiera de estos bichos que comparten el Planeta con nosotros.

Sin embargo, parece que estamos tan acostumbrados a recibir noticias de injusticias, muertes y asesinatos de otras personas, que ya nos termina dando lo mismo, “si es algo que pasa todos los días”. “A nadie le importa el de al lado, a mi menos”. En cambio, con los animalitos que nos enternecen… Somos Humanos.

Casi paralelamente con lo de “fueguito”, quizás un par de días antes, nos levantamos con la noticia de que Guadalupe Codes había recibido una grotesca mala praxis en su tratamiento para la Leucemia en el Hospital Español, lo que la dejaría parapléjica y en estado de coma.

Frente a esta noticia el proceso es más lento, las movilizaciones son pequeñas, no nos sentimos parte de la causa, no nos comprometemos tanto como con los animales.

Lo que pretendo plantear es que nos estamos volviendo cada vez más propensos al acostumbramiento de injusticias en otras personas y dejamos que hechos como este pasen casi inadvertidos…

¡JUSTICIA PARA GUADALUPE!

guada.jpg_35960795