El “gen egoísta” perfecto: El Peronismo

He estado escribiendo poco, por lo menos para Ropa Sucia, mi lastimosa justificación es que en estaEl imperio de los tecnoperones_tapa2-01s semanas salió mi nueva novela, El Imperio de los Tecnoperones – Ciencia Ficción Justicialista, pero esto no es una aún más lastimosa autopromoción sino que un efecto secundario, al preparar lo que iba a decir en la presentación del libro, que valga decir salió muy linda, tome la punta del ovillo de un concepto interesante. La sociedad y los estudiosos argentinos han fracasado al intentar explicar que es el peronismo, y llegué a la conclusión que es un tema de enfoque, ya que siempre se ha analizado desde lo político, desde lo social, desde lo iconográfico y desde el fenómeno de masas, pero creo que la clave es estudiarlo como un ser.

En 1976 en Richard Dawins presenta su teoría de Gen Egoista, en la cual describe un concepto de evolución a partir de la genética e indica que Los organismos son meras máquinas de supervivencia para genes. Un gen de un organismo sigue existiendo si dicho ser se reproduce. Lo interesante de esta hipótesis es que no separa lo biológico de lo “cultural”, ya que plantea el concepto de los memes, unidad básica de difusión cultural. Explica que la información cultural es transmisible de un individuo a otro, o de una mente a otra, o de una generación a la siguiente. De esta forma el analogismo de gen / mem o un conjunto de los memes se dan las características propias de todo proceso evolutivo: fecundidad (algunas ideas son especialmente efectivas), longevidad (persisten durante mucho tiempo) y fidelidad en la replicación, de esta forma, los conjuntos de ideas tiene también un carácter evolutivo donde compiten entre ellas para no desaparecer. Así como los genes, también los memes, que son un trozo de información, se transmite a través del tiempo y el espacio usando como portadores a los seres humanos y al medio más eficiente para eternizarse. . Obviamente entre los conceptos culturales o ideas que compiten por un espacio hay algunas más exitosas que otras, por ejemplo las religiones o leyendas son muy exitosas y se extienden en el tiempo, de boca en boca, de medio en medio para perdurar.

IMG-20151015-WA0001Cada conjunto de ideas es un ente en si mismo, por lo que así como hay animales que se especializan a un medio e particular, el oso polar es blanco para vivir en el polo, los camellos acumulan grasa para poder vivir en el desierto…Argentina tiene un ente adaptado a la perfección a sus características sociales, a su pueblo, que a fin de cuentas, es el portador el ente. El ente adaptado a la perfección de la Argentina es el Peronismo.

Explicar este ente es casi imposible, ya que el peronismo es algo terriblemente amorfo y cambiante, partido político, movimiento social, una pasión, casi una religión. Es un fenómeno único en el mundo, en el que uno tendría que tomar de varios fenómenos políticos para hacer algo que ni se le acerca, tiene la estructura de poder enquistado como el PRI mexicano, tiene una lógica similar a los grupos baath de medio oriente, obviamente tiene raíces muy similares al fascismo italiano, o al gobierno del Mariscal Tito en Yugoslavia.

Este ente existe desde antes de Perón, desde que la argentina es colonia, Perón lo que hizo fue ponerle nombre al encontrar y entender este fenómeno y montarse sobre él. Este ente no es más ni menos que la esencia del ser argentino. El argentino tiene fascinación por los lideres fuertes y carismáticos de base territorial. Rosas, Quiroga, Urquiza, si uno los analiza socialmente, eran peronistas. El argentino sigue a su líder de forma pasional. El argentino es pasional. Luego este fenómeno es llevado a nuevos niveles. El ente toma dimensiones nunca vistas. Justicia Social, igualdad de derechos, violencia social, empoderamieto de los desprotegidos, privatizaciones, estatizaciones, liberalismo económico, proteccionismo el ente toma la forma que sea necesaria para mantener el poder y mantenerse en la cabeza de la gente y subsistir como ente, que es su objetivo. El peronismo es lo que tenga que ser para mantenerse en el poder, en los corazones y el alma de su pueblo. Muchas cosas de las que se enorgullece el peronismo son correctas, así como muchas cosas que se le achaca o acusa también lo son.

El peronismo es el argentinismo en estado puro, tiene todas las virtudes y todos los defectos del “ser argentino” de forma concentrada. El argentino es caudillista, pasional, solidario, chanta y ventajista, es imposible que la esencia del “ser argentino” sea diferente.

A mi criterio, una de los pecados del justicialismo no es su falta de democracia, eso le sobra, sino su poca vocación de República. Este problema lo vemos presente hoy en día en todos los ámbitos de nuestra sociedad, donde hablamos de democratizar todo, pero en una república rota, la esencia republicana de nuestra nación cada vez está más degradada. Porque el ente se mueve más cómodamente en portadores “ejecutivistas”. Y así como hay parásitos que confunden a su portador y lo hacen perder el miedo, para que sea imprudente, de esa forma ser comido por un predador y que el parasito complete su ciclo en este último, el ente social confunde a sus portadores, la mayoría de la gente no entienda un concepto básico como diferencia entre democracia y república.

Eso es hoy en día. ¿Y eso que tiene que ver con una novela post-apocalitpica donde hay robots, radiación, ninjas, asesinos y unidades básicas? ¿Que hay en este futuro tecnoperonista?

En este Imperio Argentino del futuro que hice el juego mental de crear hay caos y destrucción, una distopía de dimensiones bíblicas. Este futuro se ubica luego de una guerra total contra la inteligencia artificial, es un futuro lleno de violencia, odio, radiación y suciedad. Es un futuro de resurgimiento de una humanidad de una cuasi extinción, pero no es un resurgimiento como el ave fénix, es un resurgimiento a lo zombi, a lo Jason, es un resurgimiento que nos deja con lo peor del mundo.

El mundo postapocaliptico al que tanto hemos visto en las películas de los 80s, en las que al escribir mi cerebro fue a una infancia de horas frente al tele viendo Mad Max, Escape from NY, Escape from LA, de videojuegos en ciudades destruidas por las bombas nucleares, es un futuro sucio y violento en el que el hombre vuelve a la ley del más fuerte y luego pasa a un carácter tribal: líderes y enviados iluminados que imponen la ley y castigos para la salvación de su pueblo, siempre de base tribal territorial…¿les suena?…el peronismo es PERFECTO para un mundo postapocalitico, hasta parece diseñado para este.

El concepto postapocaliptico del peronismo no es tan ilógico pensando que Perón durante la génesis de su movimiento estaba convencido de que el escenario futuro era una tercera guerra mundial, global y termonuclear, donde occidente y la unión soviética se destruirían mutuamente, y donde la tercera posición surgiría como el futuro de la humanidad.

El peronismo es tan adaptable, que sobreviviría un escenario postnuclear…es el único movimiento social argentino que lo podría hacer.

El Imperio de los Tecnoperones es una historia que disfruté mucho escribiéndola, fue una máquina del tiempo en la que volví a mi niñez y adolescencia para traer toda una serie de personajes que me divertían y jugar con ellos ya como adulto en un juego creativo: robots, ciborgs, asesinos, ninjas, persecuciones, artes marciales…todo en un ambiente muy Clase B y netamente argentino. Obviamente es una novela en tono de comedia, pero como bien sabemos los argentinos, a veces reímos por no llorar.

Yo no simpatizo con el peronismo, para nada ¿Con cuál de ellos? Con la mayoría de ellos, eso no me impide ver sus logros, de los cuales hay que destacar el entendimiento profundo del “ser argentino”, no me impide ver la eficiencia y efectividad de ese “ser”, de ese “ente”, que ha encontrado en la adaptación constante la forma de eternizarse en la conciencia y alma de sus portadores.

¡Viva el Imperio!