Filosofía Barata

Hay una epidemia social y literaria, que no solo está haciendo fortunas mediante la baja autoestima de la gente sino que está socavando la capacidad de raciocinio del mundo en general, la filosofía de autoayuda.

pesimista-707x300La filosofía de autoayuda se basa en el control de las emociones y de la forma de ser de una persona para un objetivo que puede ser variable: conocer amigos, ser exitoso (sea lo que eso quiera decir), ganar dinero, ser feliz…es una reprogramación autoinducida para cambiar la forma de ser de uno…y convertirse en “quien uno quiere ser”…. La gente quiere llenar su vacío con fórmulas cursis inservibles…  

La filosofía de autoayuda, tiene casi un siglo. Uno de los libros más vendidos de la historia es “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” de Dale Carnegie, escrito en 1936. Pero no se puede negar que desde fines de los 90s la sección de Autoayuda de las librerías no para de crecer.

Engendros como “¿Quien ha robado mi queso?”,  “El arte de no amargarse la vida”o “Tus zonas erróneas” o “Padre Rico, Padre Pobre” han vendido cientos de millones de ejemplares. Muchos de estos engendros tienen pocas víctimas, el lector y los árboles que fueron talados…pero hay una nueva forma de esta filosofía que no solo es una estupidez, sino que es terriblemente peligrosa….la autoayuda que se sale del lector y apunta a otros o al medio. Los pilares fundamentales de estas bazofias son: el incubo emocional de “Gente Tóxica” del anticristo de Bernardo Stamateas, donde se enseña a “identificar” a la “Gente Toxica”, sean quejosos, irascibles o descalificadores para alejarse y de esa forma ser felices. Y el súcubo mental de “El Secreto”, que enseña que el mundo te da lo que pides, ya sea bueno o malo, y enseña “técnicas” para visualizar el futuro que uno desea y que el universo se acomode para dártelo, abominación conocida como “La ley de la atracción”.

La ley de la atracción la explican “científicamente” mediante física cuántica…¿?…si…leyeron bien…cual es el tema…de física cuántica solo pueden hablar los físicos que se dedican a esa eximia área de las ciencias, que son solo una fracción minúscula de la humanidad…porque en todo el libro de El Secreto no sale UNA ecuación diferencial y se hacen interpretaciones filosóficas…de temas físicos.

Si, el spin de un electrón puede alterarse a la distancia por el estado de otro electrón…eso no quiere decir que si te concetras en que vas a ganar la lotería la vas a ganar. La física cuántica se aplica al mundo atómico y subatómico, y la entiende el 0.01% de la población, explicarla parcialmente y extrapolarla a otros fenómenos es incorrecto, erróneo y si metes el destino de las personas…es inmoral.

Según la hijaderemil putas de Rhonda Byrne, autora de el Secreto, los grandes sabios del mundo eran conocedores de esta técnica, Leonardo DaVinci, Albert Einstein, Platón y hasta Shakespeare sabían que si te concentrabas en algo y lo visualizabas, el universo se acomodaba y lo proveía…

Si te enfermas es porque no sos consiente que de estar sano, si sos pobre es porque no visualizas tu éxito monetario…estupideces…para el mundo cuántico no existís…no existe tu dinero…no existen tus pensamientos…

¿En que no se concentraron los bebes con enfermedades terminales? ¿Qué tipo de visualización tiene que tener un refugiado sirio? ¿Cómo van a afectar los quarks y ondas el hambre de un joven en Liberia?…no…el universo no provee lo que visualizas…el universo es…y tu influencia en este es nula…es cero…es como tiene que ser…un pestañeo en la eternidad.

Si uno quiere cambiar al mundo no se hace pensando con “buena onda”…con “buenas vibras”. Desde la antigüedad el avance de la humanidad no ocurrió concentrándonos en que todo iba a estar bien, sino en pensar que podía salir mal. El pensamiento estoico, originario del 300 a.C,  ante un problema con diversas soluciones plantea que lo correcto es asumir que ocurrirá la menos favorable (ley renombrada siglos después como Ley de Murphy), una vez resuelto ese tema se avanza hasta el próximo impedimento. El estoicismo influyó en algunas partes del pensamiento cristiano y en numerosas corrientes filosóficas posteriores, desde los primeros padres de la Iglesia (como Jerónimo y Tertuliano) hasta los pensadores de los siglos XVII y XVIII como Descartes y Kant.

Si solo nos concentraramos en pensar que todo va a estar bien no hubiéramos inventado las vacunas, los cohetes explotarían y seriamos unos imbéciles cavernarios pero felices.

El mundo no lo cambia la gente buena onda…al mundo lo cambia los que se quejan, los que se enojan, los que señalan los errores, los que no les gustan las cosas y están dispuestos a cambiarlas…la gente a la que que el mundo le importa se amarga, se entristece, se queja…tiene un vacio…y está bien…eso no sale en los libros de autoayuda.