Libro de la semana: “Ficciones” de Borges

“Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es” Jorge Luis Borges

¿Por qué me cuesta entender a Borges? Borges usó una estricta economía del lenguaje en toda su obra, lo cual implica una concentración adicional a la hora de leer cada oración de cualquiera de sus textos. Es tal la densidad en su prosa que una leve distracción en la lectura puede trasformar en incomprensible el relato entero. Digamos, por así decirlo, que Borges no es amigo de lectores ociosos.

Otros de los inconvenientes para entender al autor de lleno son las muchas referencias culturales en sus cuentos, muchas de los cuales son desconocidas para la mayoría de las personas. Borges tenía una cultura vastísima, casi enciclopédica, lo cual hace que muchos de sus textos estén plagados de referencias culturales para contextualizar una idea o una situación. Parece molesto al principio, pero luego uno le agradece al autor no ser como uno de esos escritores paternalistas que necesitan explicar cada acontecimiento de la historia en todo momento.

¿Qué temas maneja el libro? Borges escribió la mayoría de los relatos de Ficciones dentro del género fantástico, pero nunca dejó de entremezclar lo sobrenatural con otros temas más terrenales, tanto así que es frecuente encontrar en sus textos temas filosóficos u ontológicos, pasando por las ciencias duras y llegando hasta el vasto universo de las religiones.

¿Cuál es su estilo literario? Al contrario de escritores como Hemingway, Borges era un cultor del final perfectamente cerrado; esto significa que todos los detalles que se relatan tienen una finalidad específica, incluso cuando no lo parezca en primer término. También se podría subrayar su prosa seca y punzante; nunca escribió de más ni pecó jamás de empalagoso. Era un escritor conciso y sin vueltas, el sueño de toda mujer.

¿Cuál es la principal virtud del autor? No podría decir cual fueron sus principales atributos; cada uno podrá tomar nota de la particularidad que prefiera. Lo cierto es que el mundo Borgeano está inundado de matices literarios, misma razón por la cual muchas personas vuelven a Borges en distintas etapas de la vida y van redescubriendo nuevos significados con el paso del tiempo.

Resumen: Éste es uno de los dos grandes libros que componen la cúspide artística del autor. Uno años después, luego de que escribiera otra de sus grandes obras, El Aleph, Borges quedaría ciego para siempre y nunca más volvería a escribir con la calidad de antes. Y sí, Dios ya se estaba poniendo celoso.