Desde que la guerra es guerra

                                                    a Sofía, bienvenida

WO-AT428_GUERIL_G_20140817165948Es muy triste ver personas dejando todo atrás, abandonar su casa, sus pertenencias, su lugar en el mundo para evitar la muerte de su familia… República Centro Africana, Somalía, Gaza, Iraq, Siria… imágenes de mujeres cargando a sus hijos en brazos, mugre, tierra, pobreza…

Estamos en una época donde los desplazamientos forzados de gente, particularmente en África y Medio Oriente, son moneda corriente. Es una consecuencia de cuando las potencias juegan al ajedrez geopolítico en naciones pobres y con niveles de educación bajos. He conocido refugiados, son historias tan apasionantes como tristes.

Los que eran mostrados por los medios hace un año y medio como los “valientes rebeldes” en contra del “Tirano Bashar al-Asad” en poco tiempo se transformaron en el Estado Islámico, occidente se da cuenta que es el Doctor Frankenstein de nuevo… se arrepiente de su creación… pero ya es tarde… quien paga el costo más alto es la población local… que deberán abrazar el nuevo régimen o irse.

Mujeres que se desplazan con sus hijos, hombres que quedan para ir a la batalla…, la historia se repite desde que la guerra es guerra… La mujer, lo femenino, la que da vida, protege a la descendencia mientras el hombre pelea… Gea…, Pacha Mama…, protege sus hijos… Marte, Ares toman las armas.

Pero de vez en cuando, desde que la guerra es guerra, cuando las chances son bajas en un grupo… la naturaleza activa algo…, las mujeres dan la vuelta y van a la guerra… Los dioses de la guerra son masculinos… pero los de la destrucción son femeninos… Kali diosa negra de la destrucción, Mictecacihuatl señora de la muerte, Morrgian diosa Celta de la muerte y destrucción… La guerra es masculina…, la destrucción es femenina…

En la segunda guerra, en el frente oriental, cuando los alemanes no podían retroceder más preferían entregarse al Ejército Rojo antes que los capturen las mujeres rusas… La muerte en los dos casos era muy probable… pero la primera era mucho menos dolorosa.

Veo un informe en la tele sobre las milicias femeninas kurdas y su rol fundamental en la Batalla de Kobane, mujeres que saben que si EI toma control, sus vidas volverán a la edad de piedra… y no están dispuestas a eso… Con sus Avtomat Kaláshnikova en mano gritan… “vení a apedrearme si te animas…hijo de puta”… Una comandante kurda, Arin Mirkan, se inmola en un cuartel del Estado Islámico en Kobali… Otra kurda que ya acorralada usó su última bala para suicidarse antes de caer en manos de ISIS… Se me puso la piel de gallina… Ojalá Kali, diosa de la destrucción…, pero también de la felicidad…, este del lado de estas mujeres.